Una ruta en autocaravana por tierras de Extremadura

La ruta de George Borrow parte de Zafra y pasa por Don Benito, Villanueva de la Serena y Almendralejo.

Mérida, parada fundamental, Patrimonio de la Humanidad desde 1993.

El restaurante Atrio, en Cáceres, es uno de los mejores de España.

Llevar la casa a cuestas, como los caracoles, puede ser una fórmula espléndida para estos tiempos de crisis. Viajar con autocaravana es una forma de conocer España con la comodidad de llevar lo imprescindible y de saber que no hay que reservar ni patear las ciudades buscando dónde dormir.

Borrow comenzó en Zafra su andadura por España ofreciendo biblias

Para esos viajeros la Guía Repsol 2012 ha seleccionado varias rutas para realizar en autocaravana, donde las leyendas, los paisajes y las emociones se encuentran a pie de carretera. Uno de esos recorridos es la ruta de George Borrow, en Extremadura.

Es aconsejable empezar esta ruta de cerca de 210 kms en el pueblo de Zafra, donde el reconocido escritor y viajero George Borrow comenzó su andadura entre 1836 y 1840, ofreciendo a Europa una imagen romántica de nuestro país a través de su libro de viajes La Biblia en España.

De Zafra a Mérida, Augusta Emerita, que fue fundada por orden del emperador Octavio Augusto en el año 25 a. C., para acoger a los soldados de las guerras cántabras. En 1993 la ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

En Mérida hay que visitar el prestigioso Anfiteatro Romano (del año 8 a. de C.). El Museo Nacional de Arte Romano nos acerca al devenir de aquella gran ciudad de la antigüedad.

En Mérida, un clásico de la cocina extremeña, el restaurante Altair

En la misma ciudad, la Guía Repsol recomienda un clásico de la cocina extremeña, el restaurante Altair. Con un espectacular entorno a orillas del Guadiana, el viajero podrá reponer fuerzas con el tradicional Asado de Cabrito.

La ruta continúa por las localidades de Don Benito –que cuenta con un área para caravanas–, Villanueva de la Serena y Almendralejo, donde el turista podrá apreciar las particulares Casas-Palacios representativas de la zona. Hacia el norte, una parada obligada es Trujillo, ciudad perfecta para visitar la Casa Museo Pizarro y deleitarse con el queso característico de la comarca.

Llegando a Cáceres, el viajero puede disfrutar de su hermoso y amplio casco histórico. No hay que dejar de visitar uno de los monumentos históricos del siglo XVIII más representativos, el Convento de Santa Ana. Y hacia el final del trayecto, para quedarse con buen gusto de la escapada, el restaurante Atrio, uno de los mejores de España (galardonado con tres Soles Repsol). Todo es excelente, pero sorprende uno de sus platos característicos, El Puche, un cocido extremeño con bastante enjundia.

Fuente original: 20 minutos.

Artículos relacionados:

  • No hay artículos relacionados

Deje un comentario