Un hotel con ruedas

Las furgonetas tipo Camper son la opción perfecta para las personas que quieren hacer de su vehículo su inseparable compañero de aventuras tanto en sus excursiones a la montaña como en sus vacaciones en la playa.

Con relación a las autocaravanas convencionales, las Camper ofrecen una mayor agilidad en carretera y se convierten en vehículos mucho más funcionales al poder ser utilizados en el día a día como si de un turismo convencional se tratase.

Exteriormente, la mayoría de estos modelos apenas se diferencian de las versiones furgón de la que derivan, aunque, en todos los casos, ofrecen diferentes configuraciones interiores y hasta dos camas dobles, que permiten vivir la aventura sin preocuparse de en donde pernoctar.

Una referencia

Volkswagen es toda una referencia en el segmento de las Camper. Desde la mítica T1, pasando por las originales T2, las reputadas T3, las fiables T4 y las más modernas T5, el fabricante alemán siempre ha contado con una versión ‘coche-cama’ en su familia de furgonetas.

Todo un mito entre algunos colectivos, como el de los surferos, estos vehículos gozan de todo tipo de comodidades que, dependiendo del grado de equipamiento con el que se les quiera dotar, permiten un aprovechamiento total del espacio interior, con el resultado de poder viajar en un auténtico apartamento a escala.

Gracias a todas estas virtudes no resulta extraño que el mercado de las Camper, que tradicionalmente siempre ha gozado de buena salud en los demás países europeos, empiece también ahora a despuntar en el mercado español. No obstante, los modelos más modernos ya ofrecen un nivel de prestaciones más que aceptable, un envidiable confort de marcha y una versatilidad y funcionalidad que nada tiene que ver con lo que pueda ofrecer cualquier otro tipo de vehículo.

Otra forma de viajar

Plantearse disfrutar de las vacaciones o del fin de semana en uno de estos vehículos no supone una forma más barata de viajar, pero sí una forma muy diferente de hacerlo.

No resulta barato porque adquirir un vehículo de estas características supone un desembolso considerable (sobre 36.000 euros la versión más económica de la California Beach), un precio que se puede incrementar notablemente en función del equipamiento y la motorización por la que se opte. Aunque, como descargo, también hay que destacar que es un vehículo utilizable en el día a día, por lo que bien podría sustituir a uno de los automóviles de la unidad familiar.

A la hora de viajar con ellos, también hay que tener en cuenta que, por razones de seguridad y comodidad, lo mejor es pernoctar en un cámping, por lo que también habrá que añadir este importe a los gastos de combustible y mantenimiento que se puedan tener.

A cambio, la T5 California Beach ofrece todo un mundo de ventajas. Los desplazamientos en familia se convierten en una agradable aventura, a través de la que se puede compartir los mejores paisajes y alcanzar los más insospechados destinos. Viajar se convierte así en una experiencia única, con improvisaciones sobre la marcha, en lo que lo importante ya no es el destino final sino el disfrute de la propia ruta. Por todo, no resulta extraño que a lo largo de las seis décadas desde el nacimiento del fenómeno Camper hayan sido muchas las personas que se han quedado enganchadas a esta forma de viajar.

Fuente original: El Progreso.

Artículos relacionados:

Deje un comentario