Las sierras, punto de encuentro para fans del “motorhome”

La costumbre de pasear en coches-casa crece como modalidad turística. Buena parte son turistas extranjeros. En Villa General Belgrano, un camping es referente nacional.

Hay quienes eligen hacer turismo haciendo rodar su propia casa por una y otra ruta. Son los amantes del motorhome (coche-hogar), una modalidad que tiene no pocos adeptos y que en las sierras cordobesas también ocupa su lugar.

En Calamuchita, incluso, un camping se especializa en esa modalidad y es una especie de centro de encuentro. Una buena proporción son turistas extranjeros que prefieren recorrer así la provincia y el país.

El motorhome es un vehículo carrozado que incluye cocina, dormitorio y baño, entre otros accesorios. Una casa rodante pero en el mismo vehículo.

Los reciben en todos los campings, salvo los que tienen terrenos que presentan dificultades. Gerardo Ciria, del camping Miami, en Santa Rosa de Calamuchita, apuntó que en su predio una parte se destina a ese uso. “En el último tiempo más familias están llegando en motorhome , pasan uno o dos días y después buscan otros destinos”, planteó.

En varios campings de Calamuchita coincidieron en que “en esta región el camping La Florida es un referente”, para la modalidad. Está en Villa General Belgrano, en un predio de tres hectáreas, administrado por sus propietarios, el matrimonio alemán de Ralf Lage (64) y Betina Wittkop (51) desde hace 18 años.

Allí llegan motorhomes que recorren las sierras pero además tiene otra particularidad: allí quedan “albergados” para su cuidado durante el año, los que son de extranjeros que los usan cuando visitan el país.

La pareja contó que muchos de los extranjeros que vacacionan con tiempo “no están más de tres meses porque es lo que permite Argentina a turistas; luego se van a Uruguay, donde tienen permiso de hasta un año”. Betina resaltó que “varios tienen la idea equivocada de que a camping va gente pobre. Acá es todo lo contrario”.

Lage, acentuando su buen humor con un atuendo de vikingo que sumó para atender a este diario, contó que “muchos europeos jubilados han vendido su casa y recorren el mundo en motorhome ”. En ese circuito, llegan a Argentina.

En estos días de Semana Santa pasaron por La Florida los cordobeses Noemí (66) y Juan (71), ahora jubilados, pero que hace 30 años recorren caminos del país y de casi toda América del Sur, en casa rodante primero, y motorhome luego. “Y lo haremos hasta el último aliento. Podríamos pagar hoteles pero no cambiamos la independencia y libertad que da esta modalidad”, cuenta Juan. “Es como la vida de gitano que te permite estar en lugares privilegiados, al lado de la mejor playa, junto al mar o la montaña que uno elija”, apunta.

Coincide en que este tipo de turismo es elegido no sólo por jubilados, que tienen más disponibilidad de tiempo, sino también por familias con chicos.

Existe además la posibilidad, aunque no tan a mano en Córdoba aún, de alquilar esas unidades.

Tomando una cerveza en la sombra, a metros de su coche rodante cuyo techo se amplía hacia arriba, los bonaerenses Liliana y Diego Kraenzlein contaron que hace 10 años lo compraron. “Es una filosofía que permite recorrer varios lugares y conocer a mucha gente”, apuntó Liliana (56).

Diego (60) acotó que ya se sumó en Internet al foro “Rodanteando”, de los aficionados a este tipo de viajes. “Es una elección, más allá de si cuesta más o menos que otro tipo de turismo”, opinó.

Fuente original: La Voz.

Artículos relacionados:

Deje un comentario