Un ¿pequeño? paso adelante

Se ha dado un pequeño paso adelante en la defensa de los intereses de los autocaravanistas. Una normativa, el Decreto sobre el uso público de determinadas actividades en el medio natural de Castilla-La Mancha. [2010/15096] cuyo borrador prohibía la acampada y definía como tal al uso de las autocaravanas se hizo público en septiembre en período de información pública.

Por iniciativa del club ACAMA, cuyo ámbito de actuación es la CCAA de Castilla La Mancha, en el seno de la Federación se redactaron unas alegaciones y varios clubes, además de la FEAA, las presentaron de forma que han sido aceptadas y se ha definido nuevamente el texto considerando que para que una autocaravana esté acampada debe desplegar elementos.

Un pequeño paso que significa que los planes de uso que regulen el acceso a los Parques Naturales de una región autonómica (PRUG) no puedan contener texto que impida el uso sostenible de las autocaravanas, entre ellos, la pernocta.

En estos momentos en los que en un foro público se cuestiona la labor de las asociaciones por un pequeño grupo de antisistema liderado por un ideólogo con las ideas oxidadas y apoyado en conceptos demagógicos tales como el pensamiento universal y la acción asamblearia, se demuestra que el trabajo responsable y organizado consigue resultados tangibles. Resultados que la movilización no ha conseguido hasta la fecha.

Las personas que estamos convencidas de que el trabajo en equipo es el mejor camino para avanzar, no significa que rechacemos otras vías y mucho menos persiguiendo el pensamiento universal. Simplemente nos ponemos manos a la obra para hacer aquello en lo que creemos. Porque estamos convencidos de que es lo mejor para los que nos otorgan su confianza y cuyos intereses son los mismos que todo el colectivo. Y lo hacemos en compañía de aquellos que voluntariamente cooperan porque nadie ha llegado a punta de bayoneta. Ni tampoco se ha rechazado a nadie que acepte las reglas de compromiso, responsabilidad y consenso.

Evidentemente hay vida fuera de las asociaciones y esa vida la viven muchos más autocaravanistas fuera que dentro de ellas. También es cierto que el sistema asambleario puede ser una vía de acción, pero para ello se necesitan líderes que sean capaces de organizar y planificar y no veo a nadie con capacidad para hacerlo de entre los (el) que sólo se machaca(n) los dedos en un teclado planteando únicamente iniciativas en olor de multitudes que no sirven para avanzar. Mucha teoría, mucha demagogia que se utiliza como arma arrojadiza contra el movimiento asociativo.

Mientras tanto desde las asociaciones se consiguen algunos avances, pocos, proporcionados a los medios que se manejan. Cuando hay algún problema todo el mundo mira a las asociaciones y éstas responden siempre con sus medios. Los logros solo se consiguen con medios y los medios los proporcionan los asociados.

Si queremos avanzar debemos involucrarnos todos en la medida de nuestras posibilidades. Quien crea en el movimiento asambleario y en la movilización como medio de acción que se sume a él, pero que no crea que ése es el único o el mejor camino porque no hay ninguna evidencia que lo avale. Quien no pueda y sea consciente de que hay un problema puede contribuir asociándose y colaborando activamente con los clubes, cualquiera de ellos, federados o no, pero siempre con el debido respeto a las personas y a las asociaciones que escogen otra vía distinta, porque todos los que estamos en este mundillo usamos el mismo tipo de vehículo y nuestros enemigos están en otro lado.

Arsenio Gutiérrez Labayen.

Fuente original: Autocaravanismo activo.

Artículos relacionados:

  • No hay artículos relacionados

Deje un comentario